Las Administraciones y el Servicio Público

La Constitución Española en su artículo 103.1 determina que la Administración Pública sirve con objetividad los intereses generales y actúa de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación con sometimiento pleno a la ley y al derecho.

Es decir que la finalidad de las Administraciones Públicas es servir, dicho verbo determina la finalidad de la Administración y, dado que el abastecimiento de agua potable y el saneamiento son servicios esenciales,  su prestación es una parte fundamental de esos intereses generales de la ciudadanía.

Ello implica explícitamente la obligación de las Administraciones Públicas de  prestar los servicios y confieren a la ciudadanía derechos para exigir su cumplimiento en las mejores condiciones

La justificación de la existencia de las Administraciones Públicas es la prestación de estos servicios y en dicha prestación está la facilidad de acceso a la información.

Anuncios